Las mejores canciones de The Police: Esencial del New Wave – uDiscover Store MX
Carrito de compra

Las mejores canciones de The Police: Esencial del New Wave

Nota de blog de las mejores canciones de The Police

El trío hizo alguna de la música pop más distintiva de finales de los 70 y principios de los 80. Ahora que The Police se ha unido a TikTok, hagamos un recorrido por su discografía, con sus canciones más icónicas.

 

 

The Police comenzó con un saludo casual en un concierto en Newcastle en 1976. Sting, que entonces era profesor y trabajaba como bajista en una banda de jazz local, fue a ver al grupo de rock progresivo inglés Curved Air. Él y el baterista, Stewart Copeland, comenzaron a hablar e intercambiaron números antes de que Sting abandonara el lugar. La siguiente vez que Copeland supo de él, Sting había dejado Newcastle para ir a Londres, donde el punk estaba explotando y el New Wave – un subgénero que fusiona elementos de pop, punk, electrónica y rock'n'roll– había comenzado a materializarse. Una sesión improvisada dio lugar a otra, y pronto el dúo completó su sección rítmica con un guitarrista, Andy Summers.

Lo que surgió fue un grupo de pop rock lleno de una poderosa inventiva que se ganó a los fans a un ritmo exponencial. Su álbum debut, Outlandos d'Amour de 1978, lo tenía todo. Estaban presentes los gritos desgarradores perfectos para el mosh pit (especialmente en “Roxanne”, en la que Sting estiraba sus vocales hasta el punto de contorsionarlas). Pero también lo estaban los arreglos ajustados, las armonías que saltaban de octava en octava y la inclinación por buscar la fusión musical. El grupo se especializó en reinterpretar los sonidos que amaban. Se las arreglaron para crear las progresiones de acordes más alegres sin reducirlas a empalagosa sacarina, una cualidad que mantendrían a lo largo de los años 80, cuando lanzaron seis canciones que alcanzaron el Top 10 de la lista Billboard Hot 100 y construyeron una base de seguidores en todo el mundo.

Para cuando lanzaron Synchronicity, su quinto y último álbum, The Police se había convertido en una de las bandas que sirvieron no sólo como adalides de la New Wave, sino también en uno de los actos más convincentes de los años 80.

A continuación, repasamos algunas de sus canciones más transformadoras, desde sus primeros sencillos hasta los éxitos que les valieron un montón de premios Grammy y un lugar en el Salón de la Fama del Rock & Roll.

Los éxitos definitivos

(Don’t Stand So Close to Me; Every Little Thing She Does Is Magic; King of Pain; Every Breath You Take)

The Police obtuvo enormes éxitos en las listas durante su carrera. Sin embargo, esto no fue inmediato. “Don't Stand So Close to Me”, el primer sencillo de Zenyata Mondatta, fue su primer éxito en el Top 10. Uno escucha la canción, que comienza con una preparación cinematográfica digna de cualquier montaje digno de cualquier gran héroe en entrenamiento antes de explotar en uno de los coros más bailables que jamás se hayan escrito, y entenderás por qué. En 1981, “Every Little Thing She Does Is Magic” le siguió en todo su esplendor romántico y rozando las nubes hasta el número 1 en las listas del Reino Unido y el número 3 en el Billboard Hot 100. “King of Pain” alcanzó el mismo nivel dos años más tarde gracias a la fuerza de sus sintetizadores meditativos y su dramático crescendo. Es una de las mejores canciones de The Police: Summers haciendo riffs, Copeland marcando el ritmo y los tres clavando sus armonías en lo más alto de sus rangos vocales.

El mayor éxito del grupo fue “Every Breath You Take”, la consumada canción de combustión lenta que logró no sólo el número uno en su Reino Unido natal, sino también en los Estados Unidos - su único sencillo en lograrlo. Además de un reinado en las listas que duró ocho semanas, “Every Breath You Take” ganó a lo grande en los premios Grammy de 1983, donde se llevó a casa los honores a canción del año y mejor interpretación pop de un dúo o grupo con voz. La canción ha disfrutado de una segunda vida en la cultura popular y fue sampleada notablemente por Puff Daddy en "I'll Be Missing You", su homenaje de 1997 a The Notorious B.I.G.

 

La declaración introductoria de los sencillos

(Fall Out, Next to You, So Lonely, Can’t Stand Losing You, Roxanne)

Si estás buscando una canción que te arrastre a los clubes húmedos y empapados de cerveza en los que tocaba The Police en sus inicios, la encontrarás en los tintineantes acordes de guitarra y los gemidos de Sting en “Fall Out”. (La canción sirvió como sencillo debut de The Police en 1977.) “Next to You”, la canción que inicia Outlandos d'Amour de 1978, su álbum debut, también es una excelente elección: la batería de Copeland es de una precisión quirúrgica y Sting da lo mejor de sí mismo como una desquiciada estrella de rock en formación antes de que Copeland y Summers se unan a él en una armonía de tres partes en el coro.

El ska y el reggae estaban causando sensación en toda Inglaterra en ese momento, y Sting incorporó su adoración por el género antillano en el paradójicamente estimulante “So Lonely”, en la que adopta un ritmo caribeño ondulante con su línea de bajo, una elección que más tarde revelaría que se inspiró al escribir la letra sobre la melodía de “No Woman No Cry” de Bob Marley. Esa influencia del reggae se trasladó al controvertido "Can't Stand Losing You". Sting habla con franqueza del suicidio en la letra, y el arte de la portada –  que mostraba a Copeland con una soga alrededor del cuello, de pie sobre un bloque de hielo derritiéndose –  provocó la prohibición por parte de la BBC. No obstante, la canción se convirtió en la primera en llegar a las listas del Reino Unido.

Quizás la mejor canción del primer trabajo discográfico de The Police sea “Roxanne”, que es tan querida que ha sido escrita en películas premiadas (¿quién puede olvidar “El Tango de Roxanne” de Moulin Rouge?). Apenas tuvo repercusión tras su lanzamiento, pero fue el punto de inflexión que lanzó la carrera de The Police a nivel internacional: esta fue la canción que convenció al hermano de Stewart, el ejecutivo discográfico Miles Copeland, quien firmó como su manager y les consiguió un contrato con A&M Records después de escucharla.

Los destacados de la New Wave

(De Do Do Do, De Da Da Da, Invisible Sun, Spirits in the Material World)

Las mejores canciones de The Police siempre parecen tener ese retardo metálico de la guitarra de Andy Summers. Fue un sonido que se convirtió en un elemento definitorio de la New Wave. Escúchalo con atención en “De Do Do Do, De Da Da Da”, un sencillo en el que Summers brilla por todas partes. “Spirits in the Material World”, el tema que inicia Ghost in the Machine de 1981, una vez más recurre a la síncopa del reggae mientras incorpora vibrantes sintetizadores a la mezcla, una rareza para Sting hasta ese momento.

La experimentación aumenta en grados surrealistas a lo largo del álbum, que llega a un punto sorprendente en “Invisible Sun”. Inspirándose en The Troubles, Sting quiso reconocer el tumulto en Irlanda al tiempo que subrayaba que acabaría por llegar a su fin (“Tiene que haber un sol invisible / Que nos dé esperanza cuando termine todo el día”). El contraste entre “De Do Do Do, De Da Da Da” e “Invisible Sun” es profundo, pero indica claramente la variabilidad que The Police aportó a la New Wave. Podrían hacer que cualquier sentimiento o progresión de acordes estándar sonara como un mensaje musical del futuro.

 La Combinación de los Géneros

(Message in a Bottle, Walking on the Moon, Driven to Tears, Tea in the Sahara)

El reggae está presente en toda la discografía de The Police, pero fue una fuerza que dio forma a las mejores canciones de su álbum de 1979, Regatta de Blanc, especialmente. Su primer sencillo, “Message in a Bottle”, es una mezcla perfecta de New Wave y reggae. Esta fusión musical resonó entre los oyentes, quienes no solo le dieron a The Police su primer éxito número uno, sino que también adoraron “Walking on the Moon”, que poseía una cadencia y un flujo rítmico igualmente inquietantes.

Zenyatta Mondatta presentó “Driven for Tears”, la pensativa respuesta de Sting a los reportajes sobre niños hambrientos y pobreza extrema que había visto en las noticias, y la canción es como su primer himno político. (Luego lo interpretaría en el épico concierto benéfico de Live Aid en 1985). También abundan las alusiones a la afición de Sting por el Jazz, pero “Tea in the Sahara” es un número de salón destacado: es escaso y lento, un contraste absoluto con los sencillos dinámicos que definieron la producción inicial del grupo.

La sincronía se rompe

(Synchronicity I, Synchronicity II, Wrapped Around Your Finger, Murder By Numbers)

The Police ciertamente se despidió con una explosión, y logró una mejor marca personal: Synchronicity, que toma su nombre de la teoría del pionero de la psicología Carl Jung, fue su único álbum de estudio que alcanzó el número 1 en la lista de álbumes Billboard 200. De él no sólo salió “Every Breath You Take”, sino también el caótico “Synchronicity I” y el futurista “Synchronicity II”, temas complementarios que se adentraron en el territorio electrónico con ritmos galopantes y una avalancha de sintetizadores.

Synchronicity es más variado y ecléctico que cualquier álbum de The Police. ¿Cómo llamas al ardiente "Wrapped Around Your Finger"? Quizás sea más fácil decir simplemente música pop, especialmente considerando que se convirtió en otro de los éxitos Top 10 del grupo. La canción que cierra el álbum, “Murder By Numbers”, es un cambio astuto y extravagante, su versión de un tema de cine negro que estalla con la batería de Copeland y los acordes ligeramente fuera de lugar de Summers. En definitiva, una buena actuación final que les valió el Grammy a la mejor interpretación de rock de un dúo o grupo en 1984.

 

{# Set this to false to hide the close button #}
WhatsApp Logo Whatsapp us!
×