‘To Pimp A Butterfly’: Cómo Kendrick Lamar miró al pasado para impulsa – uDiscover Store MX
Carrito de compra

‘To Pimp A Butterfly’: Cómo Kendrick Lamar miró al pasado para impulsar el futuro de la música

Nota de blog álbum To Pimp A Butterfly de Kendrick Lamar

 

To Pimp A Butterfly", un álbum deslumbrante que definió a la América negra tanto musical como líricamente, es un disco visionario que resonará durante décadas.

 

El éxito comercial y de crítica del segundo álbum de Kendrick Lamar, Good Kid, MAAD City de 2012, cambió totalmente la vida del rapero de Compton. Había pasado de ser un artista respetado con una base de seguidores decente y devota a un escritor galardonado y con ventas multi-platino considerado por algunos como la voz de su generación. El álbum era un relato matizado y polifacético de la educación de Lamar en Compton, sus vívidas viñetas sobre la violencia de las pandillas, el racismo institucional, la política callejera, los errores costosos y la desilusión sin salida, todo lo que caracteriza a una cruda película de Hollywood. Y lo hizo en forma de hip-hop de la costa oeste emocionante y directo, con los diestros juegos de palabras de Lamar y su ágil enfoque a las voces elevándolo a otro nivel. Entonces, tres años después, cuando To Pimp A Butterfly finalmente estuvo listo para su lanzamiento, las expectativas eran extremadamente altas.

La primera muestra de la continuación de Good Kid... se lanzó en septiembre de 2014 con "i", un sampleo de los Isley Brothers. Se trataba de una alegre pieza de hip-hop funky apta para radio, que predicaba un mensaje positivo de amor propio y celebraba la individualidad, pero que parecía quizás más ligero de lo que muchos esperaban. Cuando se lanzó To Pimp A Butterfly el 15 de marzo de 2015, la canción era una parte intrínseca de la extensa narrativa que Lamar desplegóAhora sonaba más dura y vital que antes, e incluía un discurso de Kendrick lamentando los efectos de la violencia de las pandillas e instando a las comunidades negras a celebrarse a sí mismas.

Ello demostró a los fans que Kendrick no tenía dudas, especialmente en el sentido musical. To Pimp A Butterfly sonaba diferente a todo lo que Lamar había hecho antes: un jubileo que rompía géneros en honor a los elementos más funky, frescos y extravagantes de la música afroamericana. Reunió a una banda de lujo formada por los músicos de jazz más interesantes de la época e instaló al coloso del saxofón Kamasi Washington como director musical.

Era como si Lamar buscara una música que pudiera contar la historia de la América negra tan vívidamente como lo hacía él en sus letras; una música que fuera tan fluida y flexible como sus versos. Y no se trataba de una versión anticuada del jazz. Por las venas de los músicos de jazz más vanguardistas de los últimos tiempos ha corrido el hip-hop, como ha dicho Washington: “Hemos crecido junto a raperos y DJs, hemos escuchado esta música toda lavida. Hablamos con tanta fluidez de J Dilla y Dr. Dre como de Mingus y Coltrane”.

Entre una gran cantidad de músicos talentosos a disposición de Lamar se encontraban el pianista Robert Glasper, el productor y trompetista Terrace Martin, el guitarrista Marlon Williams y el virtuoso del bajo Thundercat, todos ellos músicos increíblemente versátiles y expertos en tocar el funk profundo de “King Kunta” como lo fueron las caóticas excursiones de free jazz de “u”, o la exuberante y lenta improvisación estilo Prince de “These Walls”.

La narrativa de Lamar fue igualmente ambiciosa. Es una exploración intensa de grandes temas: la explotación, el cumplimiento de las responsabilidades, la importancia de mantenerse fiel a uno mismo encontrando la fuerza ante la adversidad. A lo largo de To Pimp A Butterfl , cuenta la historia de un rapero que encuentra la fama; aprende a “chulear” su talento para obtener beneficios materiales; lidia con las tentaciones que acompañan a la fama y la riqueza; sintiendo el peso de su nueva posición de influencia; recurre a la historia de los negros y sus raíces para intentar encontrar orientación; batalla con una especie de culpa del sobreviviente tras dejar a su pueblo; y, finalmente, encuentra la confianza en sí mismo y la sabiduría para compartirla con su comunidad.

Pero el álbum no es tan ordenado y lineal como parece. Por más complicadas que lo requiera el tema, las canciones de To Pimp A Butterfly están repletas de inmersiones profundas en la historia de Estados Unidos, y casi todas las letras plantean al oyente un conflicto sobre el motivo del narrador (y, a veces, incluso sobre la identidad del narrador).

Todo esto valdría muy poco si el álbum no comunicara todas sus ideas de forma eficaz. Sin embargo, To Pimp A Butterfly lo hace de manera brillante. Un viaje emocionante, genuinamente conmovedor y a menudo sobrecogedor a través de la psique de Lamar que resonó en suficientes personas como para que su influencia se sintiera en todas partes: el esperanzador “Alright” fue adoptado como el himno no oficial del movimiento Black Lives Matter; hubo historias de profesores que tocaron el álbum a los estudiantes para ayudarlos a comprender mejor la opresión que enfrentan los afroamericanos; escucharlo influyó en David Bowie para avanzar en una dirección inspirada en el jazz en su último álbum, ★.

Con To Pimp A Butterfly, Kendrick Lamar cumplió con las expectativas y algo más. Sigue siendo un álbum visionario y emblemático que resonará en las generaciones venideras.

Puedes encontrar los productos de Kendrick Lamar aquí:
{# Set this to false to hide the close button #}
WhatsApp Logo Whatsapp us!
×